Busqueda

La evolución del ecosistema emprendedor en México

16 julio, 2016 Emprendedores, México, Star Up

Por Daniel Rodríguez Meléndez (@danrodmell)*

En los últimos meses se ha hablado sobre si la Ciudad de México es o no la meca latinoamericana del emprendedurismo. Incluso, hay quienes piensan que le hace falta una startup “estrella” que pueda replicarse a nivel global.  Pensar la Ciudad de México y diferentes puntos de la república como un naciente bastión del emprendedurismo a nivel mundial es una idea emocionante, y, hasta cierto punto, difícil de creer, debido a la situación actual que enfrenta el país. 

Sin embargo, la Ciudad de México ya había aparecido en el mapa varios años atrás desde los esfuerzos de aceleradoras como Techba; que, desde su surgimiento en 2004, fungió como uno de los primeros puentes para los emprendedores mexicanos en Silicon Valley. Por otro lado, una de las primeras empresas en facilitar equipos para pruebas y su kit para desarrollo de software a quienes se dedicaban a hacer apps fue Blackberry (RIM) desde una pequeña oficina de representación en Montes Urales y, después Google que se dedicó a impulsar una comunidad de desarrolladores en México y Latinoamérica, bajo el nombre de “Androidtitlan”.

El crecimiento y la evolución del ecosistema emprendedor se ha dado en tres sentidos. El primero, es el crecimiento de la oferta de profesionales mexicanos y la demanda por su talento por empresas, principalmente, norteamericanas. En México se gradúan, aproximadamente, 118 mil ingenieros al año (cifras al 2012)  , lo que lo convierte en uno de los diez países con mayor número de ingenieros graduados, por encima de Brasil, Alemania o España. Del lado de la demanda, los ingenieros mexicanos pueden ser hasta 75% más baratos que un ingeniero igual de calificado en Estados Unidos.

En segundo lugar, la geografía mexicana importa. De acuerdo con el reciente estudio “Growing South” de Nearshore Americas, existen diez hubs tecnológicos en Estados Unidos responsables de todo el ciclo de innovación tecnológica del país. Éstos están ubicados en las ciudades de San José, Seattle, San Francisco, San Diego, Boston, Raleigh, Baltimore, Austin, Atlanta y Washington. Si ponemos estas ciudades en un mapa, podemos que algunas de ellas están situadas cerca de los diferentes centros de desarrollo empresarial del país como Monterrey, Tijuana y Ciudad Juárez. Con ello se establece el escenario perfecto para que diversas empresas norteamericanas puedan establecer sus laboratorios de desarrollo sin tener altas implicaciones en sus costos de operación, debido a la cercanía con EUA y a que el programador calificado mexicano sabe hablar inglés.

La tercera razón por la que ciudades como la Ciudad de México, Monterrey o Guadalajara han presentado crecimiento fuerte dentro del ecosistema emprendedor global es porque los hábitos de consumo de la clase media de estas ciudades son fácilmente extrapolables a distintas ciudades del mundo. Eso hace de México un excelente lugar para probar las aplicaciones o plataformas, iterar y mejor con la misma capacidad instalada de ingenieros existente.

La constante interacción e inclusión de la mano de obra calificada mexicana con las empresas innovadoras de tecnología de EUA ha logrado o ha permitido que profesionistas y emprendedores mexicanos obtengan metodologías y formas de trabajo típicos de las empresas súper exitosas de Silicon Valley (llamadas también “empresas unicornio”).

Anteriormente, el enfoque del emprendedor mexicano estaba orientado a crear negocio, identificar un mercado meta, lanzar un producto posicionado mediante una ventaja competitiva y lanzar su empresa. Pero en la actualidad, los emprendedores están más enfocados en resolver problemáticas de impacto social de manera sostenible y es a través de ello en donde se desarrolla la propuesta de valor.

Salim Ismail, en su libro “Exponential Organizations”, define las características de una empresa para poder escalar y crecer 10 veces su tamaño inicial. Éstas se pueden agrupar en tres:

  1. Están estructuradas y definidas a través de la organización y explotación de la información disponible en el mundo.

  2. Cuentan con “propósito de transformación masiva” (MTP, por sus siglas en inglés). Es decir, su razón de existir es la generación de un cambio en su comunidad o el mundo. Es una idea ambiciosa, pero hay ejemplos claros como el de Google “organizar la información del mundo”, Coca-Cola “Refrescar el Mundo” o RedBull “Darte Alas”.

  3. A nivel operativo, estás empresas poseen al menos cuatro atributos internos y cuatro atributos externos de la alta dirección de la empresa.

    3.1 Internos (ideas/ creatividad): experiencia de usuario y diseño, tableros de información, experimentación/capacidad para iterar, autonomía de las áreas de trabajo, viralidad del producto. Que tiene como resultado el control, la organización y la estabilidad.

    3.2 Externos (Escalabilidad): incremento de la infraestructura de trabajo en tiempo real, construcción de una comunidad o base de usuarios, código de programación y algoritmos como activos, y, una comunidad enganchada o evangelizada.

Todos estos atributos poco a poco han permeado la mentalidad del emprendedor mexicano y de varias empresas latinoamericanas que encuentran en la Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey un lugar para probar su idea y escalarla bajo esta metodología.

Esto hace que los emprendimientos mexicanos sean cada vez más competitivos, la tasa de sobrevivencia de empresas mexicanas, después de haber recibido un fondo de inversión, ha crecido en poco más de un diez por ciento en los últimos cinco años y la cantidad de empresas que tienen la oportunidad de migrar y acceder a rondas de financiamiento extranjeras igualmente ha crecido de manera considerable.

De acuerdo con un estudio publicado por ALLVP la distribución de capital en portafolios entre empresas mexicanas ha ganado más confianza, frente a portafolios de empresas norteamericanas. Uno de los principales generadores de esta confianza es que los inversionistas perciben que el tiempo de vida de la inversión en empresas mexicanas es mayor al de empresas que nuestra contraparte del norte. Esto se ha traducido en un crecimiento en inversión extranjera en portafolios mexicanos. Se puede suponer, por lo comentado anteriormente, que está duración de inversión en empresas mexicanas puede ser consecuencia de menores costos de operación y la presencia de mano de obra calificada.

Lo anterior, reduce más la brecha entre las empresas mexicanas y extranjeras a nivel cultura laboral, formas de trabajo y competitividad. Todavía falta mucho camino por recorrer, pero es un hecho que México cada día tiene más presencia en el mapa de la innovación y el emprendedurismo internacional.

*Daniel Rodríguez Meléndez es investigador asociado en Central Ciudadano y Consumidor

Publicado en: http://www.animalpolitico.com/blogueros-c-al-cubo/2016/07/15/la-evolucion-del-ecosistema-emprendedor-en-mexico/

Escrito por: Daniel Rodríguez Meléndez

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *